Skip links

El Grupo Popular pide recordar a Miguel Ángel Blanco en el 25 aniversario del secuestro y asesinato por ETA

Queremos que Crevillent se sume de esta forma al llamamiento realizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco, en un acto abierto a la ciudadanía

Crevillent (12/07/2022).- En el 25 aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, que tendrá lugar este miércoles, el Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Crevillent ha presentado al  resto de fuerzas políticas una propuesta de adhesión del Consistorio a la lectura de un manifiesto en su memoria.

Desde el PP se ha presentado por el registro municipal una petición para que el Ayuntamiento recuerde a Miguel Ángel Blanco,
joven político constitucionalista secuestrado y asesinado por la banda terroristas ETA el 13  julio de 1997.

El Portavoz del Grupo Popular, Miguel Ángel Sánchez, explica que con este manifiesto queremos que los ciudadanos no  olviden los acontecimientos sociales que, en julio de 1997, tuvieron lugar en toda España con este acto terrorista de ETA.” Queremos que Crevillent se sume de esta forma  al llamamiento realizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco, en un acto abierto a la ciudadanía, sin ningún tipo de sesgo político, en el que  se de lectura al manifiesto redactado por su Fundación. Es una forma de recordar que hace veinticinco años todos los demócratas, fuese cual fuese su ideología, nos unimos para decir basta al terror sembrado por ETA durante décadas”

TEXTO ÍNTEGRO DEL MANIFIESTO REDACTADO POR LA FUNDACIÓN MIGUEL ÁNGEL BLANCO  

Se cumplen 25 años del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA. 25 años de aquellas 48 horas de julio de 1997 en las que España entera estuvo pendiente del destino de un joven de 29 años, concejal del Partido Popular en Ermua, y que son recordadas por millones de españoles con emoción, por lo vivido y sufrido, con indignación ante un asesinato a cámara lenta y con reprobación ante un crimen terrorista que por sus especiales circunstancias desató un clamor social contra ETA tras casi 30 años de imposición totalitaria y 777 víctimas mortales.

ETA exigió al Gobierno de España el acercamiento de todos sus presos a cárceles del País Vasco si no se cumplía este chantaje asesinaría a Miguel Ángel Blanco en 48 horas. Cuando se conoció la noticia de su secuestro los vecinos de Ermua salieron a las calles, acompañaron a la familia, mantuvieron las movilizaciones mañana, tarde y noche, llenaron las calles de fotos y carteles de Miguel Ángel. Sintieron que ETA estaba atentando contra ellos mismos y respondieron, al chantaje: con valentía, con firmeza, con determinación.

Esta marea de indignación popular por la amenaza de muerte a Miguel Ángel se extendió por toda España. Miles de concentraciones, manifestaciones y actos se sucedieron los días 10, 11, 12 y 13 de julio. Las imágenes de aquellos días son inolvidables. Millones de españoles participaron en las movilizaciones y estuvieron pendientes de los medios de comunicación. Los ciudadanos exigieron a ETA que no asesinara a Miguel Ángel y lo liberara. El gobierno de España, la oposición, todas las instituciones, y la mayoría de la sociedad civil NO cedieron al chantaje y demostraron unidad, como nunca antes, como nunca después. Ciudadanos y partidos políticos de derechas, de izquierda, nacionalistas, no nacionalistas, se manifestaron unidos exigiendo la libertad de Miguel Ángel Blanco. Solo se quedó fuera Herri Batasuna, brazo político de ETA. Los ciudadanos, de una forma clara y decidida marcaron una línea divisoria entre demócratas, todos los que repudiaban la tortura a la que ETA estaba sometiendo a Miguel Ángel y a su familia, y los que no la condenaban.

En las calles se gritó: “Sin pistolas no sois nada”; “Vascos sí, ETA NO”; “ETA y HB, la misma cosa es”. En esas 48 horas fuimos libres y dignos, nos rebelamos cívicamente contra la tiranía de ETA y por primera vez, ETA y su entorno se sintieron acorralados. El 12 de julio, a las 48 horas, cumplieron su amenaza asesinando a Miguel Ángel. No pudimos salvar la vida de Miguel Ángel, pero defendimos nuestra dignidad y exigimos la aplicación del Estado de derecho para derrotar a la banda definitivamente. Nació el Espíritu de Ermua.

Miguel Ángel Blanco era un joven lleno de proyectos, vitalista, comprometido con las ideas en las que creía. Se metió en política para mejorar la vida de sus vecinos en Ermua. Le apasionaba la música y la lectura. Era un buen hijo, un buen hermano, un buen amigo, un buen vecino. Nunca imaginó que otros vascos pudieran odiar tanto lo que él representaba. Miguel Ángel representaba la libertad de sentirse vasco y español, la tolerancia, la pluralidad política, el constitucionalismo. Todo aquello que ETA quería erradicar. La ideas y principios de Miguel Ángel Blanco eran la antítesis de las de ETA y por esto lo eligieron, como dos años antes a Gregorio Ordóñez y más tarde a muchos otros políticos constitucionalistas. Miguel Ángel Blanco, es un símbolo de convivencia, un referente de todas las víctimas del terrorismo de su inocencia y su dignidad, porque todas las víctimas del terrorismo merecen nuestro homenaje, reconocimiento y solidaridad, son héroes de nuestra democracia. Las víctimas nos reclaman Memoria, Justicia, Verdad y Dignidad. Es un deber moral y político transmitir a los jóvenes esta parte de nuestra historia que encauzó la derrota definitiva de ETA y la centralidad de sus víctimas.

En estos 25 años hemos conseguido derrotar policialmente a ETA, pero la derrota política y social está todavía pendiente. Hoy luchamos contra el olvido del tiempo que ha provocado que generaciones de jóvenes no conozcan quien fue Miguel Ángel Blanco. Hoy no se han depurado las responsabilidades penales y políticas, más de 300 casos de asesinato siguen sin resolverse. Hoy, especialmente en el País Vasco y Navarra, la legitimación del terrorismo se evidencia en actos, fiestas, carteles y pintadas. Hoy la ideología por la que ETA mató sigue vigente y con más poder político que nunca. Hoy los herederos políticos de HB siguen sin condenar el terrorismo. Miguel Ángel Blanco nos unió en la defensa de la vida, la libertad y la democracia constitucional que nos convierte en ciudadanos frente al fanatismo de la identidad, el sectarismo, la intolerancia. Defender la Memoria es no tergiversar interesadamente lo que sucedió. Defender la Justicia es exigir que se cumplan las condenas y se resuelvan los casos pendientes. Defender la Dignidad de las víctimas es no permitir que sus asesinos y sus cómplices las humillen.

Nos comprometemos a seguir defendiendo los principios que defendió Miguel Ángel Blanco y que son los principios compartidos de la mayoría de la sociedad española. El ejemplo de Miguel Ángel Blanco, la enseñanza de aquellos días de julio y el compromiso con la Memoria de todas las víctimas del terrorismo deben ser nuestra guía».